fbpx

Me gustaría comentarles que hace unos días, tuve la oportunidad de asistir a una charla sobre SORORIDAD Y EMPODERAMIENTO FEMENINO muy enfocada en que la fuerza de las mujeres radica en la unión que entre nosotras debe fomentarse como casi una única solución a la desigualdad que existe entre hombres y mujeres, que el ser feministas nos hará “por fin” libres y felices.

A medida que reflexionaba sobre estas ideas, se hizo evidente para mí la necesidad de trascender las etiquetas de víctima frente a los hombres y asumir responsabilidad en nuestro rol como mujeres más que en querer ser igual a ellos, somos diferentes, pero al mismo tiempo iguales y únicos, con nuestras fortalezas y debilidades que nos complementan.

El 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, nos recuerda la importancia de erradicar la violencia de género, sin embargo, yo antes de hacernos radicales como en una competencia de quién es el mejor, exploraría la importancia de las razones a la hora de elegir  pareja, esas elecciones que hacemos de forma inconsciente que reflejan nuestras heridas de infancia no sanadas.

Es fundamental reconocer que no somos víctimas indefensas de circunstancias aleatorias.

No se trata de que “nos tocó” una pareja abusiva, sino de reconocer nuestra responsabilidad en las elecciones de ésta. Cuando asumimos esta responsabilidad y sanamos nuestras heridas, dejamos de repetir patrones dolorosos y atraemos parejas y amigos adecuados.

La charla que les comenté al principio enfocaba la sororidad como un punto clave, pero creo que debemos profundizar. Es importante que hombres y mujeres reconozcamos que atraemos parejas con heridas no sanadas cuando no reconocemos y sanamos las nuestras. Este reconocimiento nos libera de ser víctimas y nos otorga el poder de transformar nuestras vidas.

Al tomar responsabilidad en nuestras elecciones, no solo de pareja también de amigos, aprendemos valiosas lecciones que nos impulsan hacia el crecimiento personal.

Dejar de ser espectadores de nuestras circunstancias y convertirnos en participantes activos, nos permite atraer relaciones conscientes basadas en el respeto mutuo y la sanación compartida.

Ninguna persona con una autoestima trabajada permite ser abusada o maltratada por otra. Lo permitirá una vez, pero no repite.

Creo firmemente que, al reconocer nuestra responsabilidad en nuestras elecciones de pareja y amigos, podemos aprender y crecer, atrayendo relaciones que nos nutran y nos impulsen hacia la plenitud emocional.

Cuando educamos a las siguientes generaciones sobre la importancia de la sanación emocional, les brindamos las herramientas para reconocer y abordar las heridas de la infancia. Esto les permite tomar decisiones más conscientes y saludables en todas sus relaciones, ya sea con amigos o parejas.

Cuando fortalecemos la autoestima, nos proporcionamos la base para tomar decisiones asertivas en las relaciones. Una autoestima sólida nos permite establecer límites saludables, reconocer relaciones abusivas y buscar aquellas que nos aporten crecimiento y bienestar, ya sea en amistades o en parejas.

Es importante enfatizar que el trabajo en la autoestima no se limita a un género en particular. Tanto hombres como mujeres se benefician enormemente al fortalecer su autoestima, lo que les permite establecer relaciones más equilibradas y satisfactorias.

Además, es crucial resaltar cómo la colaboración entre hombres y mujeres es esencial para consolidar relaciones felices y equilibradas.

No se trata de separarnos en fraternidades o en sororidades, sino de unirnos en un camino hacia relaciones más satisfactorias y comprensivas.

Recordemos algo muy pero muy importante, pertenecemos a una raza en este planeta que es nuestro hogar, nos guste más o menos esto es lo que tenemos y tendremos que aprender a convivir desde nuestro reconocer todo aquello que hemos aprendido  y quizás cambiando un poquito esas creencias que nos han querido inculcar y que nos ha causado sufrimiento innecesario.

Saquemos nuestras propias conclusiones y seamos auténticos.

 

Xiomara Albertos

DIME A DÓNDE TE ENVÍO

EL REGALO

Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar mis condiciones legales.

 

Responsable: Ma. Xiomara Albertos
Finalidad de los datos: Enviarte mis contenidos e información sobre mis servicios y cursos.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de MailerLite (mi proveedor de email marketing) de la UE, acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos.
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información. 

Ver politica de privacidad>>